XYLOCOPA VIOLACEA - ABEJORRO CARPINTER

La primera vez que me encontré con un orificio circular de unos 12 mm de diámetro francamente no supe que organismo xilófago había podido hacerlo. Me supuso una búsqueda interesante encontrar al culpable de dicho desaguisado, y más si en esa época no había internet ni los medios que disponemos en la actualidad. Consultando bibliografía sobre agentes xilófagos no encontré, como es lógico porque no es un organismo xilófago, ninguna referencia, así que tuve que consultar libros de entomología hasta que pude encontrarlo y conocerlo.


abejorrocarpinteroLo primero que me impresionó es cuando leí esto: “Un ingeniero mecánico, especialista en aerodinámica decía que era imposible, desde la estructura corporal del abejorro, que éste pudiera volar: tiene una masa corporal demasiado grande para ser soportada por alas tan diminutas. Con esas proporciones es imposible que ese “bicho” pueda volar.

Habría que hacerle unas correcciones en su diseño estructural para que siquiera pueda sostenerse en el aire por unos cuantos segundos: Reducir su abdomen en un 40% de su tamaño. Agrandar sus alas en un 100%.
Quitarle la vellosidad que lo caracteriza para que no oponga resistencia al aire. Aún con estos cambios - decía el especialista - será un volador muy torpe y no podrá sostenerse durante mucho tiempo en el aire.

Sin embargo, mientras el técnico se esforzaba por demostrar la imposibilidad del vuelo del abejorro, allí estaba este bicho negro, desproporcionado y peludo volando plácidamente contra toda ley aerodinámica, libando despreocupado el néctar de una flor.” (Ángel García Llerena).

Así que conozcamos a este organismo no xilófago tan particular.

BIOLOGÍA

Es común verlos entre las flores ensimismados en la recolección de polen y néctar. Los abejorros carpinteros o abejorros azules, como se les denomina comúnmente, poseen un vuelo potente y ruidoso, y no dudan en sobrevolar a nuestro alrededor o incluso intimidarnos si les resultamos molestos, a lo que ayuda el tamaño de su cuerpo, entre 2 y 3 cm, y su envergadura alar cercana a los 5 cm. Se les llama también abeja azul de la madera.

El abejorro carpintero europeo (Xylocopa violacea) es una especie de la familia Apidae. Es un abejorro muy común en Europa central y meridional, incluyendo la Península Ibérica (donde suele recibir el nombre de “abejorro Sanjuanero”).

Taxonomía:


• Reino: Animalia
• Filo: Arthropoda
• Clase: Insecta
• Orden: Hymenoptera
• Superfamilia: Apoidea
• Familia: Apidae
• Subfamilia: Xylocopinae
• Tribu: Xylocopini
• Género: Xylocopa
• Especie: Xylocopa violácea (Linnaeus 1758)


Es un insecto de gran tamaño, cuerpo peludo y color negro, fácil de reconocer; las alas tienen reflejos azules y violetas característicos. Tiene una envergadura de 4,5 a 5 cm y una longitud de 2,5 a 3 cm. La hembra tiene aguijón pero no es agresiva; su aspecto grande y su zumbido son suficientes para disuadir y alejar a los seres humanos, así que a no ser que capturen alguna hembra con la mano o se sienten encima de ella, será muy raro que usen su potente aguijón contra nosotros. Su cuerpo, cabeza y patas tienen color negro, recubiertos de una pilosidad que es también negra. Los machos de esta especie tienen un anillo marrón en el extremo de la antena. 

La tibia posterior presenta espolones apicales. Aunque se parecen a los abejorros, su abdomen presenta una superficie brillante y desnuda (sin vellosidad).

Los parajes cálidos y secos son su hábitat natural si hay madera presente que pueda servirles para su reproducción, así como flores de especies diversas porque su alimento lo constituyen el néctar y el polen presentes en ellas. También los podemos encontrar en los bordes de los bosques, jardines, zonas de pasto, herbazales, etc. Pueden verse desde el nivel del mar hasta las zonas montañosas de 3000 metros de altura.

Los adultos tienen su pico de actividad en primavera y verano porque en otoño invernan en el interior de las galerías o túneles abandonados en la madera (antiguos nidos la mayoría de las veces), de donde salen en abril o mayo según la climatología de la zona, los adultos supervivientes. Los machos suelen tener los ojos más grandes que las hembras, algo fundamental en su constante labor de vigilancia y observación de las hembras, a las que persiguen para la cópula.

A finales de primavera o principios de verano es cuando empiezan su búsqueda de pareja con revoloteos en busca de un lugar donde construir su nido. Utilizan troncos de madera, vigas, ramas, postes e incluso los cuerpos de fructificación de los hongos xilófagos de un buen tamaño. Una vez que la hembra se ha apareado, comienza a excavar una galería en madera muerta (de ahí su nombre de abejorro carpintero), arrancando astillas de madera con sus mandíbulas, pero también pueden utilizar antiguos nidos, construir una galería nueva, alargar una vieja, horadar una galería nueva o extender una galería a partir de una entrada en común.

Cada hembra, que algunos autores la llaman reina, es la encargada de perforar la madera, haciendo una abertura circular del mismo diámetro que su cuerpo, en línea recta a través de la madera, cruzando la veta de la misma y con una distancia igual a la longitud de su cuerpo. Construye varias galerías paralelas que confluyen en una abertura única, que suele tener unos 12 mm de diámetro y con una sección circular; este orificio es el mayor que podemos encontrar en comparación con los xilófagos más usuales por lo que es muy fácil su identificación. En el interior de esas galerías que ha perforado pone una docena de huevos en el interior de unas pequeñas cámaras de cría de una longitud de 14 a 20 mm, que opercula con madera y saliva, alisando el opérculo con la cabeza y las tibias, almacenando en cada una de ellas néctar y polen en forma de una bola, que servirá para alimentar a la larva que la ocupe. Las cámaras están separadas por un tabique de unos 5 mm de grosor.

Las galerías suelen tomar un ángulo de 90º y generalmente en la dirección de la veta de madera y paralela longitudinalmente a la superficie externa, y este dato hay que tenerlo en cuenta a la hora de plantearse un tratamiento biocida. La media de las galerías es de 10 a 15 cm pero se han encontrado galerías de hasta 3 metros, con el daño que esto implica en los elementos de madera atacada.

Realiza su oviposición colocando un huevo en cada cámara sobre la bola de polen y néctar, comenzando a aprovisionar cada celda en la parte posterior y cerrada de cada galería. Los huevos tienen un tamaño de 9 a 12mm. Las larvas cuando han completado su desarrollo miden 2-3cm. Son holometábolos y los imagos emergen a finales del verano, teniendo una sola generación al año (univoltina). Hibernan hasta la primavera siguiente. El periodo de desarrollo de la larva de huevo a adulto oscila desde los 35 a los 100 días.

Son solitarias, es decir que no forman enjambres o colonias, aunque los nidos que construyen cada una de las hembras después de aparearse pueden estar unos al lado de otros. En algunas especies del género Xylocopa la madre convive con las hijas y llegan a distribuirse el trabajo, unas vigilan y cuidan del nido, mientras que otras acuden a conseguir alimento, pero nunca llega a ser una estructura tan organizada como la de las abejas o avispas sociales. Los machos suelen ser territoriales y pueden resultar agresivos si aparecen en su territorio seres humanos, revoloteando cerca del rostro o realizando pasadas por encima de la cabeza, pero afortunadamente no tienen aguijón quedando exclusivamente en amenazas.

Realizan sus anidamientos en una gran variedad de especies de madera, aunque en la mayoría de los casos eligen maderas a la intemperie y sin acabados como barniz o pintura. Por tanto es común encontrarlos en maderas de aleros, pérgolas, cenadores, terrazas, etc. y a veces en madera estructural.

Tienen un depredador, la avispa Polochrum repandun.

 

TRATAMIENTO

Es un excelente polinizador así que es conveniente no eliminarlo, interviniendo solamente en sus lugares de anidamiento cuando los construyen en construcciones humanas y esperando el momento más propicio, que es la primavera cuando ya han abandonado el nido los insectos adultos después de su hibernación. En función de la longitud de la galería y el daño que ha podido sufrir el elemento de madera atacada puede ser conveniente el rellenado de las galerías con resinas epoxi, pero en la mayoría de los casos en los que he encontrado estos ataques, los propietarios de las viviendas han optado por una sustitución de los elementos afectados y con el tratamiento de la nueva madera sustituida.


Amador Barambio Zarco


Bibliografía
· Aguinaga, A., Barambio, A , Solís, J.M. 2008. Manual del Curso de Aplicadores
Protectores de la Madera Nivel Responsable. ANEPROMA.
· Aguinaga, A., Barambio, A , Solís, J.M. 2011. Manual del Curso de Aplicadores
Nivel especial para tratamiento con productos muy tóxicos (T+) y
carcinógenos, mutágenos y tóxicos para la reproducción (CMRs).. ANEPROMA.
· ARRIAGA, F; PERAZA, F; ESTEBAN, M; BOBADILLA, I; GARCÍA, F. 2002.
Intervención en estructuras de madera. Ed. AITIM. Madrid. 476 pp.
· RANDALL C.J. 2000. Management of wood destroying pests. Extension
Bulletin E2047. Michigan State University.
· Bennett, G.W.; Owens, J.M. & R.M. Corrigan. 1996. Guía científica de Truman
para operaciones de control de plagas. Universidad de Purdue/Proyecto de
Comunicaciones Advanstar. Cleveland, Estados Unidos de América. 510 pp.
· Bonnefoy, X. et al. 2008. La significación para la salud pública de las plagas
urbanas. Chartered Institute of Environmental Health. Londres
· Burguess, N.R.H. 1990. Public Health Pests. Chapman and Hall. London. 162 pp.
· Busvine, J.R. 1980. Insects and Hygiene. Chapman and Hall. London. 568 pp.
· Ceballos, G. 1962. Elementos de entomología general con especial referencia
a los insectos de interés forestal. Secc. Publicaciones de la ETSI de Montes.
Madrid. Pp 121 a 126. ESPAÑOL, F. 1992. Fauna ibérica. Vol. 2. Coleoptera
anobiidae. Museo Nacional de Ciencias Naturales. Consejo Superior de
Investigaciones Científicas. Madrid. 196 pp.
· Mourier, H., O. Winding & E. Sunesen. 1979. Guía de los animales parásitos de
nuestras casas. Editorial Omega. Barcelona. 224 p.
· Peraza, F. 2001; Protección preventiva de la madera. Ed. AITIM. Madrid. 437
pp.
· Randall, C.J. 2000. Management of wood destroying pests. Extension Bulletin
E2047. Michigan State University.
· Richards, O.W. & R.G. Davies. ourier, H., O. Winding & E. Sunesen. 1984. Tratado
de entomología Imms. Volumen II: Clasificación y Biología. Ediciones Omega.
Barcelona. 998 p.
· Rodríguez Barreal, J. A. 1998. Patología de la Madera. Editorial Mundi-Prensa.
Madrid. 350 p.
· Smith, E.H. & R.C. Whitman. 2003. Guía de campo de la NPMA para plagas
estructurales. National Pest Management Association & BASF.

Artículo publicado en Pest Control News nº31

 

MEGACHILE SPP

INTRODUCCIÓN

En algunas ocasiones en mi vida profesional he recibido llamadas de clientes que han recibido picaduras de algún ejemplar de Megachile, hecho que me resultó sorprendente, pues son abejas solitarias y generalmente pacificas, a no ser que se sientan amenazadas o que sean molestadas.


Uno de los casos más inusuales y extraordinario que tuve la oportunidad de vivir fue, un anidamiento masivo de estas abejas en una estructura de madera de una atracción, con vigas que presentaban fendas muy abiertas y pronunciadas, donde habían anidado cantidad de estas abejas, hasta el punto que pensé que podía tratarse de un enjambre de Apis mellifera o abeja de la miel. Al paso de las personas en las proximidades de esa atracción,
se produjeron abundantes picaduras, de ahí la llamada del propietario de la instalación.


Mi intervención consistió en sellar las fendas con una resina epoxi una vez que paso la época del desarrollo de las larvas. Automáticamente dejaron de anidar en esas vigas, así pude evitar una intervención química, pues no debemos olvidar que son insectos polinizadores, y por tanto beneficiosos.


Megachile es un género de ápidos de distribución cosmopolita, son abejas solitarias, a menudo denominadas abejas cortadoras de hojas aunque no todas cortan hojas. Este es uno de los géneros de ápidos con más especies, unas 1.500 dentro de 50 subgéneros. La especie Megachile rotundata se utiliza comercialmente como polinizadora. 

megachileBIOLOGÍA
Phylum: Arthropoda
Subphylum: Mandibulata
Clase: Insecta
Subclase: Holometabola
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Infraorden: Aculeata
Superfamilia: Apoidea
Familia: Megachilidae
Subfamilia: Megachilinae
Género: Megachile
Especie: sp

 

Hacen nidos en troncos de árboles huecos o estructuras similares, como elementos estructurales de madera, pero también en agujeros en el suelo y en tallos huecos u otras cavidades tales como conchas de caracol, termiteros, etc. La hembra pone un huevo en cada celda del nido con una provisión de polen o una mezcla de néctar y polen. Se trata de un grupo de abejas especializadas en cortar hojas, con las que tapizan sus madrigueras y construyen pequeñas celdillas para los huevos, que rellenarán de néctar y polen. Se ha observado que las celdillas exteriores producen machos que provienen de huevos no fertilizados, mientras que las hembras se desarrollan en las celdas del fondo del nido. Los huevos eclosionan en 3 o 4 días. Las larvas se alimentan de polen y de néctar y pasan por cuatro estadios larvales al término de los cuales han consumido todo el alimento almacenado en las celdas y alcanzado su completo desarrollo.La mayoría de las especies muestra hábitos solitarios. Los machos son de menor tamaño que las hembras y emergen antes que las hembras pero mueren después del apareamiento.

En vez de secreciones como otras familias de este grupo usan una variedad de materiales, por esos se las llama abejas albañiles. Algunas usan trocitos circulares de hojas para su construcción; y a ésas se las llama abejas cortadoras de hojas. Aceptan fácilmente tubos artificiales, llamados nidos trampa, para la construcción de sus nidos lo que ha permitido el estudio de los hábitos de algunas especies que son de importancia para los agricultores.

Algunas especies, especialmente del género Osmia, son de importancia económica como polinizadores de importantes cultivos, como ser árboles frutales. Megachile rotundata se usa para la polinización de la alfalfa.

Numerosas familias de abejas y avispas parasitan los nidos de Megachile, los parásitos incluyen Gasteruptiidae, Leucospidae, Sapygidae , y varios cleptoparásitos incluyendo el género relacionado Coelioxys.

El subgénero Chalicodoma incluye la abeja más grande del mundo, Megachile pluto.

Algunos géneros de Megaquílidos son parásitos de los nidos de otros miembros de esta familia. Generalmente entran al nido de la abeja hospedante antes que ésta lo haya cerrado y depositan su huevo allí. Generalmente la larva parásita mata a la larva del huésped y se alimenta de la provisión. Suelen ser del mismo tamaño o más chicas que la especie a la cual parasitan.

Amador Barambio, Ambihelp


Bibliografía
Baker, D.B. & M.S. Engel, 2006: A New Subgenus
of Megachile from Borneo with Arolia (Hymenoptera:
Megachilidae). American Museum
Novitates 3505 : 1-12. doi [0001:ANSOMF2.0.
CO;2 10.1206/0003-0082(2006)505[0001:ANSOMF]2.0.CO;2].
Full article: [1].
Durante, S. ; A.H. Abrahamovich & M.
Lucia, 2006: The subgenus Megachile
(Dasymegachile) Mitchell with special
reference to the Argentine species
(Hymenoptera: Megachilidae). Neotropical
Entomology 35 (6): 791-802.
Abstract and full article: doi 10.1590/S1519-
566X2006000600012.
Durante, S.; Cabrera, N. 2009: Cladistic analysis
of Megachile (Chrysosarus) Mitchell and
revalidation of Megachile (Dactylomegachile)
Mitchell (Hymenoptera, Megachilidae). Zootaxa,
2284: 48-62. Abstract & excerpt
Engel, M.S., 2008: A new species of Megachile
(Eutricharaea) from western Saudi Arabia
related to Megachile walkeri (Hymenoptera:
Megachilidae). Acta Entomologica Slovenica
16(2).
Niu, Z.-Q.; Wu, Y.-R.; Zhu, C.-D., 2012: A review
of Megachile (Chelostomoda) Michener
(Megachilidae: Megachilini) known from China
with the description of a new species. Zootaxa,
3267: 55–64. Preview
Wu, Y.-R., 2005: A study on the genus
Megachile Latreille from China with
descriptions of fourteen new species (Apoidea:
Megachilidae).Acta Zootaxonomica Sinica 30
(1): 155-165.
Michener, Charles D. (2000) The bees of the
world. The John Hopkins University Press.
Baltimore, Londres. ISBN: 0-8018-6133-0
O’Toole, Christopher, Raw, Anthony
(1999) Bees of the world. Cassell Illustrated.
ISBN: 0-8160-5712-5

Artículo publicado en Pest Control News nº29

Presentación

INTRODUCCIÓN

Por cuestiones de practicidad en el campo de la aportación informática, hemos decidido incorporar el blogplaga.com en la página web de Ambihelp, manteniendo lo publicado en años anteriores y aportando nuevos artículos a los ya existentes, así como la filosofía con la que se creó. Espero que puedan encontrarlo sin dificultad.

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Mi nombre es Amador Barambio Zarco, soy químico y llevo más de 22 años en el sector de Control de Plagas. Durante este tiempo he tenido la suerte de trabajar en prácticamente todo tipo de empresas de ese sector, es decir en 3 empresas de Control de Plagas, un fabricante de productos biocidas, un distribuidor, una certificadora y una consultora. Desde hace 5 años trabajo en mi propia empresa consultora a la que le he puesto el nombre de AMBIHELP.
Si hay algo que tengo claro es que soy un enamorado de mi sector y por ende de las plagas. Aunque hemos avanzado mucho en su conocimiento y control, yo encuentro todavía retos a los que enfrentarme en mi día a día, y vías de desarrollo y conocimiento, por lo que me considero una persona afortunada de poder desarrollarme en este campo profesional y personalmente.
Mi intención al crear este blog es la de tener un medio en el que poder volcar informaciones, artículos, noticias, opiniones, pensamientos, etc., libres de censuras e intereses creados, para de este modo poder ayudar a las empresas en su desarrollo técnico, y a las personas particulares, que puedan tener un problema o interés en relación con las plagas, poner a su disposición un lugar donde dirigirse.
Este blog estará abierto a profesionales y particulares que quieran aportar su granito de arena al mundo de las plagas, para que cada día sea mejor y pueda crecer en sabiduría y bien hacer. Lo considero un reto bonito y no exento de dificultades, pues a todos nos absorbe nuestra actividad cotidiana, pero yo me he propuesto dedicar un hueco de mi tiempo a pensar en el bien común, en los demás, haciendo el esfuerzo de escribir o aportar algo que piense que puede ser útil, intentando despertar la curiosidad del que entre en este huequito de la red, para que pueda profundizar, conocer y querer este mundo de las plagas tan curioso atractivo.
Comienzo pues la andadura de este proyecto con el deseo ferviente de que pueda alcanzar los objetivos que me he marcado. El tiempo se encargara de demostrar si he sido capaz de conseguirlos. Pondré todo mi esfuerzo e interés en esta meta.
Mis más profundo agradecimiento a todas las personas, tanto del Sector de Control de Plagas como fuera de él, que me han ayudado a ser mejor persona y mejor profesional, sin todos ellos no hubiese sido capaz de emprender esta nueva aventura. Gracias de todo corazón.